“ESENCIA DE PAISAJE 2-EL PUNTO DULCE DEL  OBJETIVO"

“ESENCIA DE PAISAJE 2-EL PUNTO DULCE DEL OBJETIVO"

EL PUNTO DULCE DE NUESTRO OBJETIVO

Uno de los aspectos más importantes en los que se fijan los fotógrafos a la hora de elegir un objetivo es su nitidez. Las lentes no ofrecen siempre la misma nitidez en todas sus aperturas, por eso cuando se quieren obtener los mejores resultados en este parámetro se debe tener en cuenta el punto dulce del objetivo. 

Hay muchos detalles que influyen en la nitidez de una lente. Por ejemplo, la construcción de la misma y la cantidad y calidad de cristales que tiene dentro. Desde este punto te informaré de como poder  localizar el “Punto Dulce” de tu objetivo.

No olvides que toda lente dispone de su mejor nitidez dentro del área localizada en el centro. Según te vas alejando del centro y acercándote a los bordes y a las esquinas, esa nitidez en tu foto irá decreciendo gradualmente.

El punto dulce de un objetivo no es ni más ni menos que el número F o el valor de Diafragma  donde la lente maximiza su nitidez y reduce las distorsiones y las aberraciones cromáticas, es decir, la apertura con la que el objetivo trabaja mejor. Por un motivo de construcción de los objetivos, los diafragmas menos nítidos son siempre los extremos, es decir, los más cerrados o los más abiertos. Esto implica que, por mucho que te guste el desenfoque de esa lente F 1/8 , si quieres sacarle el máximo partido en cuanto a calidad no debes abusar mucho del diafragma más abierto.

El método más rápido  para encontrar el punto dulce en tu objetivo es utilizar el diafragma intermedio, suele estar entre f/8 y f/11. Cualquiera de estos diafragmas te proporcionará la máxima nitidez disponible en tu objetivo. Así que, cuando te resulte indiferente la profundidad de campo de una escena, lo aconsejable es  utilizar un diafragma tipo f/9 y así te mantendrás en el punto dulce garantizando la mayor nitidez de tu lente.

Apertura de diafragma

La apertura de diafragma es un término primordial para conocer en profundidad tu cámara y lo que debería ser más importante para poder trabajar correctamente en el modo manual, porque nunca será igual una fotografía tomada en modo automático, que una hecha por ti desde el comienzo en modo manual.

Este valor podría considerarse el más importante de todo. La apertura de diafragma que utilices en cada foto afectará tanto a la profundidad de campo como a la nitidez. Cuando uno empieza a estudiar fotografía, ya sea en una escuela o de manera autodidacta , puede ver en seguida que casi siempre se afirma que la mejor nitidez de un objetivo puede encontrarse usando unos valores de diafragma localizados entre F8 y F11.

Esta regla general está basada en otra  que te puede asegurar  que todo objetivo ofrece su mejor nitidez entre uno y dos pasos por encima de su máxima apertura de diafragma. Lo que significa que, si tienes una lente cuya máxima apertura es F4 , entonces tu “Punto Dulce” estará localizado entre F8 y F11. Sin embargo, si dispones de una lente cuya máxima apertura sea F2,8 entonces tu “Punto Dulce” estará localizado entre F4 y F8.

El diafragma es un elemento que se encuentra en todos los objetivos y que está constituido por unas placas con forma de aleta. Estás aletas se contraen o se estiran en forma de círculo. Su apertura  variará en función de la cantidad de luz que queremos que llegue hasta el sensor de nuestra cámara. Por lo tanto, podemos afirmar que la apertura de diafragma es la encargada de regular la entrada de luz al sensor de nuestra cámara.

Distancia focal

La distancia focal de un objetivo es la distancia en mm que existe entre el plano focal central del sensor y el centro óptico de la lente. El centro óptico resulta ser un punto en el interior de un objetivo en el cual los rayos de luz que entran en él se cruzan y son dirigidos hacia el sensor de imagen de la cámara para poder registrar la fotografía y que, finalmente, aparezca. Este centro óptico siempre está muy cerca del diafragma del objetivo.

Ninguna lente ofrece la misma nitidez usando cualquier distancia focal. Esto es debido a como las lentes están fabricadas y a cuantos grupos y elementos tienen dentro del cuerpo del objetivo.

Estos elementos afectarán directamente tanto en la distorsión como en la nitidez. Tal como ocurre con la apertura de diafragma, normalmente puedes localizar este “Punto Dulce” en valores intermedios de la distancia focal del objetivo.

Cuanto menor sea la distancia focal mayor será el ángulo de visión del objetivo, incrementando así el tamaño de la escena que vemos; y cuanto mayor sea la distancia focal, menor es el ángulo de visión y, por tanto, disminuye ese encuadre o tamaño de la escena.

Los fotógrafos de paisaje suelen emplear  las focales más angulares debido a su gran ángulo de visión, ya que de esta forma con casi total seguridad podremos encuadrar toda la escena de ese bello paisaje que está ante nosotros.

Por este motivo, objetivos con focales 10-20mm, 12-24mm o 14-24mm suelen ser las más habituales, aunque muchos profesionales prefieren ópticas fijas que, como hemos mencionado, dan mayor calidad. De esta forma no es raro encontrar focales de 12mm, 14mm o 15mm para fotografía de paisaje.

Velocidad de obturación

Delante del sensor de nuestras cámaras se encuentra el obturador, el dispositivo encargado de controlar el tiempo que llega la luz a nuestro equipo, de modo que cuanto mayor sea el tiempo que el obturador esté abierto, mayor cantidad de luz conseguiremos, eso sí, siempre dependerá de las condiciones lumínicas en las que nos encontremos. Por lo tanto, la velocidad de obturación,o tiempo de exposición, es otra forma de conseguir la exposición perfecta en cada toma.

Pero la velocidad de obturación no solo nos permite recoger más o menos en luz en nuestras fotografías, también es una fórmula perfecta para conseguir fotografías mucho más creativas, ya que también es la encargada de plasmar el movimiento de una escena o por el contrario congelarlo.

La velocidad de obturación se mide con el tiempo que necesitamos para hacer una fotografía, pero para que este proceso sea más cómodo y comprensible, usamos fracciones de segundo o segundos. De modo que en lugar de decir he tomado una fotografía a 0.05 segundos usaremos su equivalencia en fracciones o mediante el uso de cifras exactas como 1 segundo, 2 segundos y así sucesivamente.

Debes tener en cuenta que no podrás controlar la velocidad de obturación con el modo automático o algunos modos semiautomáticos de tu cámara, ya que será tu cámara la que decida cuál será obturación para cada escena. Aunque los resultados suelen ser óptimos,nunca serán tan buenos como los que podrías conseguir tú conociendo la iluminación de la escena, y lo que es más importante, eres tú el que sabe exactamente el efecto que quieres conseguir en cada fotografía.

Este valor no tiene relación directa con el “Punto Dulce” de tu objetivo sin embargo deberías de tenerlo en consideración. Si estás usando una velocidad de obturación relativamente baja quizás tus fotos aparezcan algo trepidadas.

A lo mejor a simple vista no te das cuenta, pero si haces zoom al 100% después de tomar la foto, quizás compruebes que esta no es del todo nítida  debido a la trepidación. En mi opinión, podrías usar un trípode siempre, incluso en fotografía de estudio. Muchos fotógrafos utilizan este truco.

Para fotografía de paisajes, es obligatorio, por supuesto. Usar un trípode es realmente útil pero si no es posible, no olvides que utilizando velocidades de obturación bajas puede que tus fotos salgan trepidadas. Como truco adicional, ten en consideración la regla de la distancia focal, la cual dice que nunca uses una velocidad de obturación menor a la distancia focal que estés utilizando en ese momento.

Como poder encontrar el punto dulce de nuestro objetivo

La manera más fácil puede ser testeando y tomando fotos usando la misma cámara pero distintos parámetros de Apertura y Distancia focal. Siempre usa una velocidad de obturación alta, para evitar la trepidación y el ISO a 100. Si dispones de un trípode, mejor que mejor .

Coloca tu cámara en el trípode y no modifiques la posición de ninguno de ellos una vez hayas empezado a tomar fotos. Todas y cada una de las fotografías han de ser idénticas pero con diferentes valores de apertura y distancia focal. Fija el valor de apertura y ve cambiando la distancia focal en cada Fotografía. 

 

“Suscribete a mis redes sociales”